miércoles, 30 de noviembre de 2011

El consuelo de la salud

Mi gozo en un pozo. Yo también era uno de los que aspiraba a una vivienda de Protección Oficial en San Fernando a quedar entre los primeros puestos de la lista (que determinará a partir de ahora el acceso a una casa pública) y fíjate tú que al final me he quedado en el número 2.503. Es decir que voy a coger una VPO cuando en San Fernando construyan una palmera de esas que hacen en el agua. En fin que hoy no estoy muy contento porque la suerte no me sonríe y he pensado en aquello de que al menos se tiene salud, que queda bien y es verdad, pero lo cierto es que mejor sería si me hubiera tocado al menos un puesto que me diera esperanza. Que es que aunque se recuperara el suelo de Defensa y se construya tan solo hay planificadas unas 1.500 VPO, que todavía me quedan 1.000 personas por delante para conseguir una casa. Es decir la mía para mi bisnieto.
Ahora hay otra cosa que me anima más, eso de mal de muchos consuelo de tontos, aunque parezca traicionero pero es así. La bolita que ha salido es la 281, es decir de ahí para delante comienza el registro. El 281 es el uno, el 282 es el dos... y mi número era el 2.784 que restando sale mi puesto, 2503. Pero me imagino las maldiciones que tiene que estar diciendo ahora el 280. Ese numerito, mejor dicho la persona que hay detrás, va a ser la última del registro, es decir la 3.280. Ni aunque se haga un desarrollo como el de Torremolinos en La Isla pilla piso.
Incrédulo tras acabar el sorteo hice lo que representa el dicho de la 'esperanza es lo último que se pierde' y acudí a ver el número de nuevo porque a lo mejor había visto el de arriba o el de abajo que no el mío. Allí había una larga cola de personas haciendo lo mismo. Pero yo no me equivoqué. El problema de ser periodista es que además me tocó entrevistar a los que sí quedaron cerca y oye eso jode un poco más, porque me imaginaba a mí con esa alegría, que está claro que hoy no tengo.
Bueno me contentaré con las cosas sencillas, que yo lo soy, y me ilusionaré con la posibilidad de acabar pronto hoy el trabajo, de que me dé tiempo de dar un paseo junto a mi novia, a la que aún tengo que darle la mala noticia (que se la espera pues no he ido presto a buscarla al trabajo para decírselo), de prepararme una buena cena y que nada me estropee el nuevo capítulo de la serie the walking dead. Porque, y esto va a todos los que han quedado en un puesto alejado en el sorteo de hoy en San Fernando, ilusionarse no cuesta nada y aunque hoy tenga un disgusto pronto tendré nuevas pequeñas y grandes ilusiones y ya me tocará lidiar con la decepción de la quiniela el lunes, la del día 22 en Navidad, mientras que voy pensando en la siguiente jornada y en la lotería del niño. Que la vida es así, con ilusiones que vienen y decepciones que van. Al menos tengo salud.

2 comentarios:

DanielLucia dijo...

Buenas Carlos! quien me iva a decir a mí que despues de tanto tiempo te iva a leer todos los dias.
Con respecto al post que has escrito... tengo el 120, es decir me ha tocado. No pongo signo de admiración porque no lo admiro...
Hoy me han llamado y piden 140.000€ con 25.000€ de entrada. ¿Eso es protección oficial? Al final va a llevar razón Gabriel Rojas con sus pisos, que parece que esos si que son de precios de vpo.
Total... un desastre, han jugado conmigo y con las 3000 persona que echamos la solicitud. Y yo que creia que me habia tocado la loería, y lo único que me han tocado ha sido los cojones...
Un saludo Carlos! y espero verte pronto.

DanielLucia dijo...

jajaja acabo de ver la foto y me imagino los de la mesa riendose de nosotros... jajaja que verguenza...